Peña se hace bolas

El domingo 21 de agosto, en la ciudad de Morelia, durante una reunión de los senadores del PRI, encabezada por Manlio Fabio Beltrones y Francisco Labastida, se presentó el actual gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, en un ambiente político en el que el presidente del PRI, Humberto Moreira, del grupo peñista, está siendo exhibido por los fraudes y malos manejos de dineros públicos en el Estado de Coahuila. Antes está el caso de su colaborador “reaparecido” Vicente Chaires, y luego el enorme crecimiento de la deuda sexenal que pasó de 323 MDP a 32,000 MDP, incluyendo documentación falsificada de informes del Legislativo local a la Secretaría de Hacienda. Además de cómo el Estado está a merced de los narcos. En la mencionada reunión, EPN optó por lanzar una frase dramática, original de uno de sus padrinos, Carlos Salinas de Gortari, quien el 28 de enero de 1994, espetó a los priistas confundidos, “no se hagan bolas”, para que entendieran que Luis Donaldo Colosio, no sería sustituido por otro candidato. La frase resultó de “mal augurio” ya que ocho semanas después, Colosio fue asesinado a tiros y tuvieron que reponerlo con Ernesto Zedillo.

Recientes intervenciones públicas de Humberto Moreira son verdaderas burlas: “Yo hablo de los problemas nacionales y me responden con asuntos personales”. “No hablaré más de estos temas”.  Muchos ya se preguntan, ¿Quién está detrás de la balacera fuera del estadio de futbol en Torreón. Será acaso una maniobra de distracción? Desde luego todo esto sigue abonando a favor de una apreciación que se va generalizando: “El nuevo PRI, es el PRI de siempre”.

En ese contexto, no parece ser muy afortunada la intervención de Peña Nieto en Morelia: “No se hagan bolas, vamos unidos, cuidemos en todo  momento la unidad del priismo. Pareciera frase de expresión reiterada, pero cuando nos hemos equivocado y no la hemos atendido puntualmente, hemos tenido quebrantos y descalabros y eso no nos va a ocurrir en esta ocasión.  Creo que la condición indispensable para que esta unidad se mantenga es ser muy puntual y muy claro sobre qué es lo que quiere la sociedad mexicana. Cómo hacemos que el priismo, este proyecto, sea del todo incluyente a toda la participación de los cuadros del priismo, que nadie se quede al margen del proyecto y de la propuesta que el partido está elaborando. Y que realmente la unidad  no se materialice solamente en las afirmaciones que tengamos, sino que realmente se visualice, se proyecte en lo que logremos articular entre todos nosotros”.  Se ve claramente que no leyó tarjetas ni tuvo el teleprompter a la vista. Lo que le urgía señalar es: ¡El candidato soy Yo!

En el tema de EPN y su candidatura, es oportuno recordar su entrevista al diario “La Jornada”, del 28 junio de 2010, en la que ratificando los argumentos de su tesis de licenciatura universitaria, expresa su admiración por Alvaro Obregón Salido, y explica su convicción por “la vuelta al presidencialismo, a las reglas no escritas del viejo sistema, a la cláusula de gobernabilidad legislativa y a las facultades metaconstitucionales del Ejecutivo”, como las bautizara hace años un exquisito jurista. Como se ve, este es, el gran proyecto de la regresión.

Recientemente en un artículo como “colaborador invitado”, en el periódico “Reforma”, Peña Nieto anunció las primicias de lo que son sus ideas básicas para 2012, mezclando indistintamente lo que quiere para su partido y para la sociedad en conjunto. Propone la construcción de tres pasos fundamentales: “1.- Construir un proyecto de gobierno que ofrezca un rumbo claro para el futuro del país. Señala que para eso, “Contamos con un piso sólido: la declaración de principios y el programa de acción del partido”. “2.- Construir una agenda que nos permita concluir la transición del Estado del siglo XX, al Estado del siglo XXI”. Afirmando que: “Se han alcanzado grandes logros como la consolidación de una democracia electoral plena, la planificación familiar, la apertura comercial o la estabilidad macro económica. Si embargo, estos cambios han sido insuficientes… Por ello tenemos que concretar esta transición creando lo que he llamado un ‘Estado Eficaz’…que tenga la capacidad de lograr tres objetivos: 1) que todos los derechos, de todos los mexicanos, pasen del papel a la práctica; 2) que el país crezca a su verdadero potencial económico; y 3) recuperar nuestro liderazgo como potencia emergente”.  Y “3.- Construir un proyecto de futuro común será el mejor ‘pegamento’ para consolidar la unidad del partido”.

 

Es evidente que la gramática de esta propuesta con la “construcción de tres pasos”, que luego se convierte “en construcción de tres proyectos”, no está bien pulida y no logra el propósito que persigue. Sería necesario el uso de términos unívocos y  un método expositivo lógico y riguroso. Se mezclan cosas del partido con cosas de la sociedad. Se dan por logradas algunas ideas que ameritan explicación de lo que quiere decir. Mete en un mismo saco supuestos o reales logros como la “consolidación de una democracia electoral plena”, que no se entiende si es  de su partido o de la sociedad, junto con la “planificación familiar” (lo que esto quiera decir), con la “apertura comercial” o la “estabilidad macroeconómica”. Sobre temas lacerantes: violencia, inseguridad, educación o desempleo, ni una palabra. Resulta extraño que los asesores de EPN, pródigos en materia de imagen y la costosa publicidad que le acompaña, no tengan un grupo capaz para la preparación de las ideas fundamentales con las que quiere conquistar las voluntades de los que “no se deben hacer bolas”, para después intentar convencer a los ciudadanos. En fin, seguiremos observando estos fundamentales aspectos de los proyectos “estratégicos” para 2012, aunque parezca “políticamente incorrecto”.

Federico Müggenburg

12SEP11 RS399

Anuncios

Acerca de Fernando Sánchez Argomedo

Empresario, ingeniero Cibernético, Interactividad, Medios Electrónicos, Internet, Presidente Ejecutivo de www.yoinfluyo.com
Esta entrada fue publicada en Bien Común. Guarda el enlace permanente.